jueves, enero 25, 2007

Un artículo que encontré del diario El Mercurio el domingo 6 de seotiembre de 1998, por José Miguel Izquierdo

Gracias a Carolita es que ahora estoy leyendo este maravilloso libro que tanto busqué en internet.

E N T R E V I S T A A R I A N E E I S L E R

¿Qué relación existe entre la sexualidad y el modelo social que construimos?

Descubrí que los seres humanos tenemos una profunda necesidad de sentirnos uno con el otro. Es un sentimiento repremido por el modelo de dominación, que crea un sistema donde uno controla al otro y hace prevalecer el temor. No sólo la persona dominada vive asustada, también la persona que domina tiene temor, porque en su mente existe la idea de que es imposible tener solidaridad. La mentalidad de dominación concibe al sexo como algo sucio, malo y, particularmente, que la mujer es una tentación, como en el fundamentalismo islámico y una parte del catolicismo. Jesús nunca dijo que la sexualidad era una cosa mala. Al contrario, cuando dijo que el divorcio era malo fue porque, en su tiempo, al igual que en el Islam Fundamentalista de hoy, un hombre podía divorciarse de su mujer y ella quedaba en la calle. Hablaba en contra de la opresión de la mujer.

¿Es posible establecer etapas históricas al considerar la sexualidad?
Las etapas históricas no son lineales, pero en el arte de la sociedad minoica las mujeres dejaban ver su pecho; el cuerpo no se escondía. Ellas tenían mucha confianza en su ser, no eran solamente objetos y, al parecer, no tenían una sexualidad tan puritana. Esas sociedades creían en el mito de la unión sexual sagrada, que representaban en arte como un rito divino que hoy consideraríamos pornográficio. Pero es erótico, placentero e igualitario. En la pornografía uno domina al otro. Actualmente, la idea de unión sexual sagrada es imposible, porque nunca se habla de la sexualidad de Dios, como si no existieria.

¿De qué manera se perdió esa noción sagrada del sexo?
Fue un preceso histórico que yo describo como "De Eros a Caos". Vino de lugares donde la tierra no era una buena madre, de tribus pastoriles que tenían un sistema de dominación. Esa tesis fue probada por el Instituto de las Ciencias Sociales de Beijing, donde tomaron mi teoría de transformación cultural y encontraron que las primeras civilizaciones no se orientaban de la menera que se nos ha enseñado. El sistema de dominación amenaza la vida. No sólo nos quita placer y aumenta el dolor, sino que es incapaz de sostener el sistema de relaciones sociales. Muchos promueven el cambio, pero también hay mucha resistencia.

¿Quiénes se resisten a los cambios que usted propone?
Inconscientemente nos oponemos todos, porque pensamos que el mundo debe ser así. Y, desafortunadamente, la televisión, por ejemplo, muestra contantemente una imagen muy irreal del mundo, tiene una obsesión con la muerte que no entrega modelos humanos a los menores.

¿Es posible que hombres y mujeres sean iguales?
Es verdad que las mujeres han tratado de entrar al poder, pero el propósito es cambiar el sistema hacia un modelo de solidaridad y no de permitir a las mujeres acceder a posiciones de dominación. Sin embargo, no podemos mantener un sistema en que el comportamiento responde a estereotipos. Los niños no deberían aprender que para hacerse hombres hay que asumir el derecho a golpear a los más débiles. El que ve a sus padres haciéndolo cree que en eso consiste la masculinidad.

¿Cómo se pueden combinar las tendencias a mostrar la crueldad del ser humano con las esperanzas de amor?
La pregunta es si podremos cambiar el sistema de educación y el sistema de mitología, de historias, para que nos enseñen otra cosa. Es una posibilidad que existió y muchos ven que fue un desastre, pero la esencia del ser humano no es la crueldad. Tenemos la necesidad biológica de crear y no de destruir.

¿Existe un discurso oficial que apoye la destrucción?
Tratan de decirnos que el plecer es un pecado. Las religiones han sido muy violentas. La noción de que vamos a ser siempre castigados responde a una moral coercitiva, modalidad dominadora. Pero hay otro modo de aprehender la empatía, de aprender a sentir con el otro.

¿Es posible resacralizar la imagen femenina y el erotismo?
Creo que no sólo es posible, sino necesario. Necesitamos una espiritualidad que ilumine la vida en este mundo y la manera en que tratamos al cuerpo, el de otros y el nuestro. Lo que llamo la remitologización consiste en ver nuestras raíces culturales, mitológicas y ver que exiten posibilidades que nos dan esperanza, no sólo de sobrevivir, sino de realizar nuestra humanidad.
Empatía y amor se basan en la confianza...
El sistema de dominación muestra que no se puede tener confianza en nadie. Es una profecía autocumplida. Existen corrientes y contra corrientes, y tenemos que estar atentos para no ser convencidos por argumentos convencionales que se encuentran en la izquierda y en la derecha, en la religión y en la no religión. Tenemos que entender que al imponerse el modelo de dominación ocurrió un cambio en la mitología que se refiere a las relaciones íntimas del ser humano.

Usted utiliza el término partnership, que fue traducido como "modelo de solidaridad". ¿Le acomoda esa traducción?
"Es muy difícil de traducir, porque describe una configuración social, una mitología, una manera de pensar y de comportarse. Es más complejo que las relaciones, porque, por ejemplo, la familia consiste en relaciones, pero también contiene ideas sobre lo que debe ser la familia. Yo no sé cómo traducirlo. Sería bueno pedir en Chile si pueden pensar en un término más adecuado".

0 Comenta Aquí:

Actualmente leyendo...

Actualmente leyendo...
"El Club Dante" (Mathew Pearl)

Y Ud ¿QUÉ LIBRO ESTÁ LEYENDO?

Recientemente lei
"El Zahir", un libro del autor Paulo Coelho.
A través de esta lectura se puede explorar un aspecto que raya en lo autobiográfico del autor, pero que es un viaje a las emociones se tienen en pareja, y cómo es que la cotidianeidad juega en contra con la posibilidad de crear lazos más fuertes (LEER MÁS)

CINE ENTRE LINEAS

CINE ENTRE LINEAS
HANCOCK (Haz clic para leer...)